La otoplastia y su relación con el bullying.

¿Es la otoplastia un procedimiento estético o reconstructivo? El objetivo de este procedimiento es corregir una alteración del desarrollo, por lo tanto se considera una cirugía de tipo reconstructivo. Sin embargo, cada día es más común ver a padres solicitando este tipo de procedimiento para sus hijos, por querer "corregir" sus orejas, muchas veces como recomendación de un psicólogo, preocupados por la autoestima de los niños.

Según la Sociedad Norteamericana de Cirugía Estética (ASAPS), en 2014 se practicaron en Estados Unidos 9.123 otoplastias en menores, una cifra que crece año a año, ante escenarios de acoso escolar y de ciberbullying.

Los niños pueden llegar a ser bastante crueles con sus semejantes que tengan diferencias físicas, por lo que los padres se preocupan y buscan que se les realice la otoplastia a sus hijos durante el período de vacaciones, y a veces hasta los cambias de colegios para que lleguen con "orejas normales" posterior a la cirugía. Es un procedimiento que se puede realizar en niños a partir de los 6 años.

Con respecto al fenómeno del bullying, es indispensable orientar a los niños e inculcarles la cultura del respeto y la tolerancia.

Es importante resaltar que la otoplastia ayuda a devolver a la normalidad una alteración del desarrollo, mas no pretende mejorar o embellecer.

La duración del procedimiento es de 1 a 2 horas, bajo anestesia local, o general si el paciente es muy pequeño. Al finalizar se coloca un vendaje tipo turbante para asegurar la zona y disminuir el dolor.

A la semana ya el paciente puede regresar a sus actividades escolares, manteniendo el esfuerzo físico al mínimo durante el primer mes. El enrojecimiento y la inflamación van desapareciendo al cabo de unas semanas y, transcurrido ese tiempo, los resultados suelen ser permanentes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *